Skip to content

Adios Sudor

Adios Sudor – Altas Conversiones, Poca Competencia!
 Buy Now
Facebook Twitter Pinterest

Joaquín Rogers



Autor de “Adiós Sudor”.

Versión 2020.

La Guía electrónica de habla hispana número 1 en Internet sobre combate de la sudoración excesiva.

Estimado amigo o amiga:

Has llegado hasta aquí porque estás sufriendo de un problema de sudoración excesiva que te tiene muy mal de ánimo.

Probablemente has perdido confianza en ti, ya no quieres exponerte a situaciones sociales como lo hacías antes, y estás con mucha frustración por aún no haber podido solucionar este TAN incómodo problema.

Y es que la sudoración excesiva es un problema que comienza como “algo pequeño”, pero que con el pasar del tiempo se vuelve una condición que genera trauma para quien la sufre, pudiendo desencadenar en depresión, aumento de estrés y ansiedad, disminución de la vida social, entre tantas otras situaciones negativas.

Pero no te preocupes, llegaste al lugar correcto. Tus días de sudoración excesiva están contados.

Déjame presentarme: mi nombre es Joaquín Rogers, y como tú, sufrí de sudoración excesiva, condición también conocida como hiperhidrosis.

Me ocurrió literalmente de un día para otro y me perjudicó por más de 2 años.

La primera vez que me pasó comencé a sentir una humedad extraña en la zona axilar, algo que no tenía recuerdo de haber sentido antes.

En ese momento no me encontraba en mi hogar, estaba en una reunión social con viejos amigos y amigas, así que disimuladamente fui al baño a ver qué me ocurría.

Ahí fue cuando me llevé la sorpresa, mi camisa estaba completamente mojada en ambas axilas, ¡y estábamos en invierno! y la temperatura de ese lugar era muy agradable, en otras palabras: ¡no había razón para estar sudando!

No le di demasiada importancia, tomé un secador de pelo y sequé lo que más pude mi ropa para volver con mis amigos.

Pensé que era un hecho puntual que me había ocurrido y que no volvería a pasar, estaba equivocado.

Seguí transpirando, todos los días y sin falta, y lo que es peor, cada vez en mayores cantidades.

Mi desagrado era tan grande que por esos tiempos estaba decidido a comprar sólo ropa blanca o negra para disimular la transpiración.

Fue un día de lluvia en donde dije BASTA. Entré a un café de mi país a pasar el rato, me estaba sintiendo desde hace un rato bastante ‘húmedo’.

Fue ahí cuando comencé a sentir las miradas de las personas que estaban en el lugar, miraban justo las feas aureolas que se habían formado en mis axilas y que se reflejaban en mi ropa.

Mientras todos estaban muy secos y pasándola de lo mejor, yo, en un día frío, de lluvia, estaba sudando como si hubiese corrido una maratón.

Después me daría cuenta de que la humedad afectaba mucho a mi sudoración…

Y no sólo me sudaban las axilas, a esa altura el problema ya había alcanzado parte de mi rostro (principalmente la frente) y las plantas de los pies.

Fue entonces cuando desesperádamente comencé a buscar información sobre la transpiración excesiva, me di cuenta de que el tema no era simple y que lo que yo tenía era una enfermedad llamada hiperhidrosis, que no es otra cosa que sudar sin control ante el más mínimo estímulo de estrés, o a veces sin siquiera estar bajo estrés.

Fui a un sinnúmero de dermatólogos, probé grandes cantidades de productos anti transpirantes, también medicamentos orales, y tratamientos naturales, y después de más o menos 1 año de pruebas y pruebas, felizmente di con la solución a este problema tan desagradable.

Aprendí tanto del tema de la sudoración que incluso comencé a ayudar a gente que le estaba ocurriendo lo mismo (cerca del 3% de la población mundial sufre de este problema), y recibí muchísimos agradecimientos de las personas que aconsejé.

Por eso fue que me decidí, como me gusta mucho escribir, a crear la Guía “Adiós Sudor”, en la que explico la solución comprobada para controlar en gran parte el sudor excesivo y volver a esa sensación tan reconfortante de estar seco.